“piatti” – Lucia Bosé

Cultura Galerias

Los orígenes del collage se remontan a la invención del papel en China, pero era en los inicios del siglo XX cuando consigue elevarse a la categoría de técnica artística, gracias al uso que de él hicieron algunos pintores cubistas como Braque o Picasso, quienes se disputaron su “invención”. Más tarde fue asumido por el resto de las vanguardias y por los creadores posmodernos. Numerosos artistas empezaron a introducir en sus pinturas recortes de diarios o revistas, etiquetas de licores o tabacos y otros tipos de papeles coloreados.

El collage es una técnica que forma parte de la expresión contemporánea. Consiste en capturar ideas e imágenes y mezclarlas con lenguajes gráficos de diferente naturaleza, con la intención de obtener objetos totalmente nuevos. tiene grandes posibilidades expresivas y se caracteriza por ser un lenguaje libre, que carece de normas. Se utiliza en numerosos campos del arte, del diseño gráfico, del diseño editorial y de la moda. El éxito de esta técnica se debe a que va más allá de su simple procedimiento creativo: surge a partir de una idea, con la imaginación del artista y a través materiales propios que, al conjugarlos, dan con el resultado de la obra.

A lo largo del siglo XX destacan artistas tan importantes como Richard Hamilton, que con su obra “¿Pero qué es lo que hace a los hogares de hoy día tan diferentes, tan atractivos?”, lleva a cabo una ácida critica a la sociedad de consumo. Otros hacen del collage un medio para mostrar los diferentes perfiles del ser humano: parodias socio-políticas, escenas surrealistas, obsesiones y globalización, todo en un mismo soporte.

En este contexto, Lucía Bosé, representa la faceta multidisciplinar del artista del siglo XXI: actriz, mentora de artistas e impulsora de nuevos recursos estéticos, ha hecho del arte su modo de existencia. Como pionera de su tiempo, supo romper barreras y enfrentarse a los estereotipos de una sociedad opresora y restrictiva para la mujer en la España franquista. Sus experiencias personales y profesionales han hecho de ella una figura imprescindible en la imagen de la mujer fuerte y transgresora ante el mundo que le ha tocado vivir.

En los últimos tiempos, ha desarrollados y faceta artística a través del “collage”, utilizando para ello un humilde instrumento: el plato es el símbolo del objeto cotidiano que ella convierte en obra de arte gracias la riqueza de elementos tomados del entorno cotidiano: canicas, perlas, fotografías recortadas.

El resultado de su elaboración es una selección conceptual. En sus platos, expresa sus referentes culturales: el mundo clásico, el arte italiano del renacimiento y del barroco, y la naturaleza a través de pájaros, flores o insectos; cualquier imagen sirve de inspiración. Además, expone comparativamente figuras femeninas de la pintura romántica y las enfrenta a las mujeres de nuestro tiempo. De este modo manifiesta su homenaje a las mujeres valientes, desobedientes, guerreras y heroicas que, conociendo, o no, su poder para cambiar las cosas rompieron las barreras del silencio y se hicieron visibles en el mundo de la cultura y el arte. De ahí que nos encontremos iconos como Frida Kahlo, Greta Garbo o maría Félix que han hecho de su imagen la viva representación de la dignidad femenina en nuestra cultura.

Galería

Response code is 404

 

Contraseña perdida